Dando la Bienvenida Con el Amor de Dios

La Primera Iglesia Metodista Libre de Seattle está celebrando las muchas maneras de cómo Dios ha hecho crecer a la comunidad de la iglesia este año por medio del ministerio a/y con refugiados iraníes.

El 3 de febrero, muchos cristianos iraníes dirigieron a la congregación en un canto de adoración, y el hermano Hamed compartió la historia de su huida de Irán bajo la amenaza de persecución.  En su participación, Hamed agradeció a la iglesia por las muchas maneras en las que la gente le había ayudado a él y a su familia a encontrar casa en Seattle.  Se refirió a Mateo 25:35 en primera persona: “Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y me dieron de beber “yo tenía hambre y tú me diste algo de comer, tenía sed y me diste algo de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento”.  La fe de la congregación creció al revivir las palabras del evangelio.  Sin importar la oposición política a los refugiados iraníes, nosotros continuamos sirviendo fielmente como Dios nos ha guiado a hacerlo.  Recibimos a extraños y adoramos a Dios juntos como una familia de fe inter-generacional, multi-étnica y multi-cultural.

Esta jornada de ministerio a y con refugiados iraníes comenzó hace dos años con la llegada del pastor Sepehr Nafezi a Seattle.  Sepehr es un refugiado iraní que se convirtió del islam al cristianismo mientras aún estaba en Irán.  Bajo las leyes de Irán, muchas libertades religiosas tales como el evangelismo cristiano o la plantación de iglesias están prohibidas.  Eventualmente,  la pasión de Sepehr de compartir a Cristo y plantar iglesias lo llevó a él y a su familia a huir de Irán bajo la amenaza de persecución.  Su peregrinar como refugiado lo llevó por Turquía a Portland y finalmente a Seattle.  Aquí, se conectó con el anterior  Pastor Principal Blake Wood quien había estado 10 años en ministerio con Impacto Medio Oriente  (IME, por sus siglas en inglés), la agencia que representa la misión de la IML en el Medio Oriente y África del Norte. Durante su tiempo con IME, Blake preparó el terreno para un ministerio de iglesia en casa en varios países. Le dio la bienvenida al hermano Sepehr y su familia en la comunidad de nuestra iglesia.  Se unieron a nosotros en adoración y se unieron con nosotros en nuestros  ministerios buscando compartir el evangelio con musulmanes en Seattle.

En el transcurso de un año, Sepehr fue empleado como pastor por medio de una asociación de la Primera Iglesia Metodista Libre, la Conferencia del Noroeste del Pacifico e IME.  Bajo el liderazgo de Sepehr, pequeñas reuniones de adoración de habla farsi se transformaron en reuniones más grandes.  Inmigrantes iraníes y refugiados de muchas religiones vinieron – incluyendo cristianos, musulmanes y de la religión Baha’í.  Para este invierno, 60 iraníes en el área de Puget Sound están siendo discipulados en la fe cristiana, y 10 están siendo entrenados para liderazgo en la iglesia.

En el otoño, el pastor Sepehr recibió noticias de un amigo iraní que aun permanecía en Turquía, Hamed, quien le preguntó a Sepehr si podía patrocinarlo a él y a su familia para venir a los Estados Unidos. Personas de la comunidad de la iglesia rápidamente trabajaron para arreglar todo, desde vivienda temporal, comida y muebles, hasta remodelar una casa propiedad de la iglesia para proporcionar vivienda temporal para ellos.  La gente de la comunidad del área de Seattle también respondió.  Hubo regalos de dinero y donaciones de desconocidos.  Se convirtió en punto culminante para la congregación.  Por muchos meses, habíamos hablado sobre dar bienvenida a refugiados, pero la llegada de la familia de Hamed creó muchas maneras accesibles y tangibles para que respondieran personas y grupos.

El pastor Blake describe lo que ha sucedido como un momento “kairos” (oportuno).  “Él dice: “La gente en este momento está participando fielmente en lo que Dios está haciendo”.  Hace referencia a Lucas 10:5-6, al decir que el ministerio está creciendo porque Dios trajo a la persona de paz a la comunidad Iraní en el pastor Sepehr.  Ha tomado tiempo, pero el impulso ha estado creciendo.  Empezó como una conversación con los pastores Sepehr y Bleke en una comida.  Ha crecido a 175 personas que respondieron a la crisis de refugiados quedándose después del servicio para comer y escuchar de nuestros hermanos y hermanas iranís.

Otro fruto de la vida en conjunto se hace visible en las experiencias compartidas en la adoración del domingo.  Sepehr y Hamed compartieron sus testimonios.  La comunidad ahora se reúne en grupos pequeños en la Primera IML en Seattle, La Confraternidad Cristiana Light & Life en Tacoma, y por medio de la nueva plantación de la Iglesia Metodista Libre All Nations, en Kent. Siete iraníes han sido bautizados, 23 cristianos iraníes se han hecho miembros de la iglesia, y una familia  de Irán se ha convertido por medio del ministerio en el internet vía YouTube y Skype.  Durante el Adviento, la congregación de la Primera Iglesia de Seattle adoró en un canto de Salaam,  o Paz, juntos:

Tu paz dentro de nosotros, Señor, permanecerá.

Más allá de todo lo que podemos entender.

Aún cuando temores rodean nuestra tierra

Tú llenarás nuestras vidas con paz.

Salaam, salaam.

La paz de Dios a cada raza.

Salaam, salaam,

La paz de Dios en todo lugar.

Lydia Chaffee, en su último año de estudios en música en la Universidad de Seattle Pacific, sirvió este año en los ministerios de adoración en la plantación  All Nations en Kent.  Ella dice que al observar a nuestros hermanos y hermanas iraníes adorar en farsi, su idioma nativo, impactó su propia adoración: “la adoración y oración con pasión (de los iraníes) como comunidad revelaron cómo soy frecuentemente perezosa, desganada, tibia en mi vida de adoración y oración.  Verlos despertó en mí el deseo de adorar a Dios nuevamente con todo mi ser”.

Nuestro tiempo de adoración y las comidas compartidas se han convertido en puntos significativos de conexión entre personas de culturas muy diferentes.  Algunas veces el amor de Dios se demuestra cuando un refugiado que quiere dirigir la adoración y carece de una guitarra, se sienta a hablar con una persona que tiene una guitarra que puede facilitar..  En otra ocasión, se ve el amor de Dios cuando una nueva refugiada diezma  a su iglesia generosamente de su primer regalo de $200.  Otras veces, se ve a través de otras 100 acciones y donaciones que la gente hace calladamente, sin que se vea, con solamente nuestro Padre celestial siendo testigo de su generosidad.

Amar a Dios por medio de mostrar amor hacia alguien desconocido debe ser una acción de la iglesia como cuerpo.  Requiere una expresión tangible de ofrecer hospitalidad y cuidado.  Por medio de esto, demostramos amor por el mismo Dios que adoramos.  Como el pastor Sepehr dice, en medio de nuestras barreras multiculturales y de lenguaje que nos puedan detener, “el amor es el mismo.  El pueblo iraní entiende el amor”.

Para leer más sobre la historia de Hamed y su familia, visita facebook.com/SeattleFFMC y haz click en “Photos”. Para más información sobre Impact Middle East, visita Impactmiddleeast.org.

 Heather Baker Utley es pastor del equipo en Seattle First Free Methodist Church y es presbítero en la Conferencia del Noroeste del Pacífico.  Está estudiando para recibir su Maestría en Divinidades en el Seminario de Seattle Pacific.

More from Heather Baker Utley

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *