Cubiertos con la Oracion

Un pequeño grupo de mujeres en el suroeste de Pennsylvania demuestra el poder de la oración por medio de la hechura de chales de oración para personas enfermas o que necesitan estimulo.

Hace tres años, Sherene Eckenrode animó a las mujeres de la Iglesia Metodista Libre de Cove Run en Lemon Furnace, Pennsylvania a comenzar a hacer chales de oración después de escuchar sobre ministerios similares en otras iglesias. Desde entonces, la iglesia ha entregado más de 400 chales a personas de muchas partes del mundo.

“Realmente ha sido de mucha ayuda para muchas de las personas a quienes se los hemos enviado”, una de las congregantes de Cove Run, Judy Hanna: “Hemos recibido gran número de respuestas de personas que nos han dicho cuanto confort han recibido de ellos”.

Las mujeres confeccionan entre 10 y 25 chales de oración cada mes, y oran sobre los chales mientras trabajan. El último domingo del mes, toda la congregación ora y unge los chales antes de embarcarlos. Cada uno de los chales incluye una tarjeta que explica como la iglesia ora por cada una de las recipientes acerca del poder de la oración.

“Ha habido personas a quienes alguien les ha dicho que nunca iban a sanar, pero han sanado”, dice Hanna. “Eso nada tiene que ver con el chal de oracion, es la oracion que lo antecede”.

Hay personas que piensan equivocadamente que el chal tiene algun poder; la iglesia aprovecha estas oportunidades para educar a los recipientes sobre el poder de la oracion.

“El poder viene de Dios”, dice la secretaria de la iglesia Betty Nicklow. “Esa es la fuente de la sanidad”.

La iglesia aprovecha cada oportunidad de dar un chal a alguien que lo necesite. Las recipientes pueden vivir en la misma calle o al otro lado del mundo.

“Los hemos enviado a nuestros soldados en Afganistan, Irak, a diferentes lugares alrededor del mundo y por todo Estados Unidos”, dijo Hanna.

Debido a que muchos de los recipientes se comunican con la iglesia, la familia de la iglesia tiene muchas oportunidades de ver la oración en acción en las vidas de las personas.

“Es una bendición para nosotros saber las buenas nuevas que se producen en cada oración por los chales que enviamos, y las muchas tarjetas que hemos recibido”, añade Hanna.

Además de la oración, los miembros de la iglesia tienen otras oportunidades de involucrarse en el ministerio.

“Hay aspectos tan variados de la misma” dice Laureen Livingston, una de los miembros de Cove Run. “Tenemos personas que hacen el tejido, las que donan dinero para comprar el estambre, y luego las que hacen posible que llegue a los hogares el articulo terminado.”

El ministerio es útil para la iglesia porque puede ver lo poderosa y efectiva que la oración puede ser.

“Recibimos tarjetas casi todos los domingos de alguien que testifica lo que significa el chal para ellos y sus familias”, dice Livingston.

Además de que este ministerio es una bendición para otras personas, a la iglesia le sirve de mucho estimulo.

“Nos hace sentir tan bien como a la persona que recibe el chal”, dice Livingston: “Es una bendición para nosotros”.

More from Michael J. Metts

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *