Creando Esperanza y Liberación por Medio de Oportunidades

Probablemente ya sabes acerca de la historia bíblica (y coro) acerca de un “chaparrito” llamado Zaqueo, quien tuvo que subirse a un árbol sicómoro para ver a Jesucristo. Cuando Jesús llegó a ese mismo árbol al que Zaqueo se había subido, se desarrolló un asombroso incidente. No sólo Zaqueo vio a Jesús, sino que Jesús también lo vio a él (Lucas 19:1-10).

Antes que Zaqueo se diera cuenta de lo que estaba pasando, Jesús le pidió bajarse del árbol y luego rápidamente se invitó a Sí mismo a la casa de Zaqueo. Esto no era exactamente lo que Zaqueo o la multitud esperaban que sucediera. Muchos murmuraron sobre la inesperada visita—después de todo, Zaqueo era un “pecador”. Ese pecador sin duda alguna no era “digno” de un invitado como Jesús.

Zaqueo no era el único con quien Jesús se haya encontrado que hubiera experimentado el rechazo de sus compañeros. Aunque no haya cánticos pegajosos que nos recuerden estas historias, había leprosos, viudas, prostitutas, samaritanos, mujeres y niños que eran todos considerados indignos, usualmente por la misma comunidad en la que vivían.

Jesús se invitó también a sus casas. Al igual que con Zaqueo, Él los vio, los tocó, como hizo con el leproso. Les ofreció agua viva, como a la mujer junto al pozo, nulificando la necesidad de buscar en cualquier otro lado para calmar su sed. Él los recibió como que eran… hechos a la imagen de Su Padre. Su amor llegó al centro mismo de su ser, refirmando su valor, aunque ellos habían encontrado su identidad en Él.

Significancia. Valor. Dignidad. Estos son ingredientes claves de nuestra identidad y de lo que todos anhelamos. Como seguidores del Mesías (el Libertador), sabemos que la verdadera significancia y valor sólo se pueden encontrar cuando se entiende que todas las personas son creadas a la imagen de Dios y redimidas por la muerte y resurrección de Cristo. Como Metodistas Libres, estamos comprometidos y respetamos el valor de las personas en todas partes. Esto significa todo el tiempo, ¡sin importar nada! Queremos reconocer siempre el valor y la dignidad de todos.

Esto es también lo que desea Tumaini Women Kenya (TWK, Mujeres Tumaini de Kenia), una organización Metodista Libre no gubernamental (ONG) para cada miembro en todas las 32 organizaciones esparcidas por todo el país de Kenia.

La palabra “Tumaini” significa esperanza. TWK proporciona oportunidades únicas para cambiar el curso de las vidas de aquellos que con frecuencia han sentido el “aguijón” de ser vistos hacia abajo. TWK quiere ayudar a todos los miembros a reconocer su verdadero valor como personas hechas a la imagen del Mesías, redimidos por Su muerte y resurrección, y dignos de ser llamados herederos Suyos. Las oportunidades incluyen establecer una programa seguro y único de ahorros y préstamos, entrenamiento en habilidades vocacionales, desarrollo de liderazgo, grupo de estudio bíblico, confraternización, y más.

Lencer Omah, una joven mujer del Oeste de Kenia, es sólo un ejemplo más de los que han experimentado ser considerados como “menos que”. Lencer, quien está en sus 20, ha enfrentado más desafíos de los que muchos de nosotros enfrentaremos en toda nuestra vida. Ella ha sido dada en matrimonio a un hombre que ya tenía dos esposas. Ella ahora es viuda con cuatro niños qué sostener y criar. Igual que otras en su situación, Lencer enfrentó el riesgo de ser heredada por la familia de su esposo y caer en la cultura de la esclavitud de que otros decidan lo que ella puede hacer, y lo que no puede hacer.

Lo que hizo Lencer fue desafiar las probabilidades con la búsqueda de oportunidades que TWK tenía que ofrecer. Al decidir ser entrenada como costurera, ella se está empoderando para decir no a la auto-compasión, y sí a lo que Dios quiere que ella sea. Lencer se apoya en versículos como Gálatas 3:11 que declaran que en Cristo “ya no hay distinción” (GNT, traducción libre). En Cristo, todos somos uno. Ella sabe que es una hija de Dios que es digna de Su misericordia, amor y liberación. Ella comprende que Dios la ve en una luz mucho mejor que los que son de su propia cultura.

Comenzando en 2012, TWK se inició con un grupo, pero ahora se ha expandido a 32 grupos que sirven a más de 500 miembros. Cada miembro de cada uno de los grupos de TWK ahorra cada mes. Al crecer sus ahorros, los miembros tienen acceso a préstamos con un plan razonable de rembolso y a un interés muy bajo. En los últimos siete años, estas mujeres y varones colectivamente han ahorrado más de $50,000 Dlls., y actualmente están liquidando préstamos de más de $60,000 Dlls., con acceso a recursos que típicamente están fuera de su alcance, permitiéndoles estabilizar las circunstancias de sus familias mientras invierten e incrementan sus propias empresas, desarrollan sus granjas, y cumplen con la responsabilidad de pagar cuotas escolares para sus hijos. Pasando tiempo en grupos de estudio bíblico y oración, fortalece su compromiso con el cuerpo de Cristo a la vez que edifican a la comunidad.

Harriet disfruta siendo miembro de TWK. Ella ha llegado a ser líder de su grupo local de TWK, y es intencional en lo relativo al desarrollo de la unidad dentro del grupo. Por medio de TWK, Harriet ha podido obtener préstamos para ampliar su negocio de ropa. Ella testifica sobre cómo TWK le está ayudando a poner a sus hijos en la escuela. Recientemente, también usando los recursos de sus préstamos de TWK, Harriet pudo iniciar la construcción de una casa para su familia. Los cimientos ya han sido terminados. Harriet recientemente compartió que “Chama (el nombre de su grupo de TWK, está produciendo vida. Ahora tendré un hogar”. Debido a los beneficios de TWK que Harriet ha experimentado, su hermana se interesó y también ella asiste a las reuniones del grupo.

Zaqueo era conocido por ser cobrador de impuestos, María Magdalena como una prostituta, Lencer era una viuda, y Harriet como una persona insignificante. Pero en Cristo no hay diferencia. En Cristo, todos somos uno. En Cristo, todos somos dignos. Mujeres Tumaini de Kenia convierte sus promesas en realidades.

 

Vickie Reynen y su esposo, el Rev. Michael Reynen, han servido como misioneros con Misiones Mundiales Metodistas Libres en Nigeria y en Kenia, y actualmente sirven en un tercer país africano, Togo. Además de su trabajo como coordinadora regional de Ministerios Infantiles Internacionales, Vickie disfruta trabajar con las juntas de TWK de Kenia y de los Estados Unidos para ayudar a proporcionar mejores oportunidades para las mujeres de Kenia. Visita tumainiwomenkenya.org para conocer más, donar, o registrarte para recibir actualizaciones por e-mail.

 

Written By
More from Vickie Reynen

La Influencia Divina de Dios

Nuestra visión es “llevar integridad al mundo a través de comunidades bíblicas...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *