Convergiendo Hacia una Iglesia Unificada

 

El Pastor Keith Cowart, de la Iglesia Comunitaria de Cristo, y Derrick Shields tuvieron mucho en común durante sus días de preparatoria en pequeños pueblos del Sur.

Por Ejemplo, los compañeros de Cowart votaron para nominarlo “El mejor de Todos”, y los compañeros de Shields a lo nominaron a él para “El más Exitoso”. Sus experiencias en las escuelas preparatorias recién integradas también revelaban que la división racial no era cosa del pasado.   Cada escuela preparatoria otorgaba reconocimientos para los estudiantes blancos y de color por separado.

“A mi esposa aun le gusta recordarme que en realidad no soy “El Mejor de todos”. Yo sólo era el chico blanco “Mejor de todos”, dijo Cowart el 6 de Mayo mientras los participantes de Converge 2: 14 prorrumpían en risas durante la sesión de apertura de los dos días de conferencia en Colombus, Georgia, que la Iglesia de la Comunidad de Cristo patrocinó con apoyo de congregaciones del área, organizaciones y empresas.

Aunque los recuerdos de los días de la escuela preparatoria alegraron el momento, también se reveló el dolor que Shields y otros afroamericanos sufrieron en el cambiante Sur.

Siempre había recordatorios en el camino de que, aunque estábamos juntos en la escuela, de hecho estábamos separados”, dice Shield: “Se nos consideraba un poco rezagados”.

Los días de los galardones de las escuelas segregadas han quedado atrás, pero la segregación sigue en muchas iglesias.

“Existe más diversidad en el mundo que en la iglesia”, dice Crawford Loritts, pastor principal de la Confraternidad Bíblica de la Iglesia de Roswell, Georgia. “El racismo no es sólo un problema sociológico. Es una fortaleza espiritual”.

Cowart descubrió que había racismo en la primera iglesia que pastoreaba recién graduado del seminario. Los presidentes de la junta de la iglesia y del comité de finanzas le ordenaron: “diles a estos niños negritos que no pueden venir a nuestros terrenos a jugar basketbol”, aunque él los había invitado. Cowart perdió su trabajo cuando se negó a obedecer. Luego se unió a la Iglesia Metodista Libre y plantó la Iglesia de la Comunidad de Cristo en la sala de su casa, poniendo la diversidad como un valor esencial. Él reconoce que ese valor no siempre ha sido fácil de implementar, otros oradores han respaldado ese sentimiento.

“La iglesia multi étnica es un dolor de cabeza, puede ser muy doloroso—especialmente durante las temporadas políticas”, dice Bryan Loritts—el pastor de la Confraternidad Cristiana Vida Abundante de Mountain View, California, y presidente del Movimiento Multiétnico Kainos—quien añade que la diversidad en la iglesia local es el modelo bíblico. “Nuestras raíces del primer siglo son multiétnicas”.

La Comunidad de Cristo reunió la conferencia para explorar la manera en que el cuerpo de Cristo puede imitar Efesios 2:14: “Cristo es nuestra paz: de los dos pueblos ha hecho uno solo, derribando mediante su sacrificio el muro de enemistad que nos separaba”.

La conferencia recibió halagos de Stephanie Jordan, quien viajó desde el norte de Indiana donde sirve como pastora asistente de la Iglesia Metodista Libre de Michigan City, y la Iglesia de la Comunidad, de Springville.

“Yo creo que Converge 2:14 es la plataforma de lanzamiento para abolir el racismo dentro de la iglesia. Cada uno de los oradores habló desde una perspectiva y una solución bíblicas”, dice Jordan. “La conferencia fue una confirmación a mi espíritu. Además yo creo que esta conferencia fue un parteaguas que cambiará la asistencia de los domingos por la mañana, de ser la hora más segregada, a ser la más unificada”.

Soong-Chan Rah, un profesor de iglecrecimiento y evangelismo en el Seminario Teológico North Park,de Chicago, dijo: “Siempre ha sido la misma historia que las iglesias con frecuencia han ignorado o de la que han decidido alejarse por considerar que es un tema difícil”, y expresó su admiración por Converge 2:14. “Estoy agradecido de que en este lugar, las paredes divisorias de hostilidad están siendo derribadas”.

Rah dijo que, a diferencia de lo que la Biblia dice, la mayor parte de las canciones populares de adoración rara vez incluyen el lamento. Él encontró abundantes ejemplos de tragedias que la iglesia podría lamentar—sin dejar de mencionar que muchas congregaciones no han podido engranar en la sociedad cambiante, cayendo en la mentira de que su comunidad no es lo suficientemente diversa como para que sus iglesias sean diversas.

“La escuela local es seis veces más integrada que la iglesia local”, dice Rah: “El nivel de segregación de la iglesia evangélica es el mismo [que el nivel de segregación de la sociedad] durante las leyes de Jim Crow en el Sur”.

Un conmovedor tiempo de oración, confesión y lamento vino después del mensaje de Rah, Jordan dice que “Rah habló tan profundamente al corazón, el Espíritu Santo llenó el salón. Había llanto de perdón y de heridas que estaban siendo sanadas”.

Uno en Cristo

John Fuder, el fundador y director de Heart for the City (Corazón para la Ciudad), con base en Chicago, utilizó el libro de Nehemías como modelo sobre la manera de engranar a personas lastimadas y reconstruir nuestras comunidades quebrantadas.

“Infortunadamente, con frecuencia somos más conocidos por las cosas a las que nos oponemos de lo que somos como seguidores de Cristo”, dice Fuder: “Mi oración de hoy es que nos podamos engranar”.

Korie Edwards, socióloga de la Universidad del Estado de Ohio, criticó el énfasis que hacemos del “poder de uno” en nuestra sociedad. Ella dice que los individuos son importantes, pero que el poder viene por medio de nuestras conexiones con otras personas.

No existe tal cosa como el poder de uno. … Las personas no viven ni prosperan en el aislamiento”, dice Edwards, y añade que Romanos 12 nos dice que somos uno en el cuerpo de Cristo, y hace énfasis en la oración de Jesús por los creyentes en Juan 17: “Para que el amor con que me has amado esté en ellos, y yo mismo esté en ellos”.

Edwards condujo un panel de discusión de pastores locales y algunos oradores de la conferencia. Le preguntó a Cowart acerca de las lecciones que él había aprendido en la creación de una comunidad de una fe también diversa.

“Se requiere una cantidad tremenda de intencionalidad. Las cosas no suceden por accidente”, respondió Cowart, quien enfatizó la importancia de la oración y de convertir a la diversidad en una prioridad bíblica: “Realmente tenemos que tener un pueblo diverso si vamos a ser el verdadero pueblo de Dios”.

Los Seminarios y la Adoración

Cada tarde incluía breves sesiones que empleaban oradores de las sesiones principales, además de otros expertos adicionales como Otto Price, un productor musical y antiguo ejecutivo del Grupo Warner Music que posiblemente sea conocido como el bajista de las bandas dc Talk and Sonicflood. Recientemente Price dejó la industria musical de Nashville para asumir la función de pastor de adoración y artes creativas en la iglesia Bautista el Calvario, de Columbus, y él aconsejó a los líderes de música hacer música que sea conocida por la variedad de estilos.

“Si hacemos música solamente de acuerdo a nuestras preferencias personales, cuando la gente venga a la iglesia, ellos no sabrán de qué estamos hablando”, dice Price, quien fue uno de los músicos que ayudaron a dirigir Converge 2:14 en la adoración por medio de una variedad de estilos musicales. “Fervientemente quiero asegurarme que le demos al pueblo música que se va a conectar con su alma”.

Prueba y Ve

La mayor parte de los eventos de Converge 2:14 se realizaron en el Centro Cunninham, de la Universidad del Estado en Columbus, pero la conferencia concluyó la noche del 7 de mayo en la Iglesia de la Comunidad de Cristo con “Prueba y Ve: Una experiencia Dinámica de Adoración Diversa”—un evento gratuito abierto al público. Además de una música poderosa, “Prueba y Ve” incluyó un sermón por el pionero de los derechos civiles, John Perkins, de 85 años de edad, de la Fundación John y Vera Mae Perkins, de Jackson, Mississippi, y el Centro John Perkins de la Universidad de Seattle Pacific.

Perkins, que abandonó la escuela en el tercer grado, ha sido miembro de las juntas de Spring Arbor y de otras grandes organizaciones cristianas y consejero de presidentes de los Estados Unidos. Un oficial de policía blanco asesinó a su hermano, y Perkins recibió torturas en una celda. Perkins decidió no dar lugar al odio, y se convirtió en un defensor de la reconciliación racial. Él describe al racismo como un error que asume más que la existencia de la raza humana.

Lo que tenemos que hacer es poner a la justicia—la reconciliación—de nuevo en el evangelio y no dejarla como algo secundario”. Dice Perkins: “Queremos que sea un reflejo del reino de Dios. Eso es lo que se supone que la iglesia debería de estar haciendo”.

Cowart dice que “Let Justice Roll Down” (Hagamos que la Justicia Ruede), publicado por Perkins en 1976, “tuvo un profundo impacto en mi vida. Cuando plantamos esta iglesia hace 18 años, este libro sembró una semilla en mi corazón de que no fuéramos una iglesia fiel sin parecernos al reino”.

Perkins regresó a la Iglesia de la Comunidad de Cristo el día siguiente para ser entrevistado por Cowart y Shields en los servicios dominicales. Visita fmchr.ch/cccperkins para un video de su conversación.

 

John Perkins (centro) diserta en la Iglesia de la Comunidad de Cristo durante una entrevista con el Pastor Ejecutivo Derrick Shields (izquierda) y el Pastor PrincipalKeith Cowart (derecha).

Written By
More from JEFF FINLEY

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *