Consiguiendo Ayuda en la Salud Emocional

En la economía de Dios, la salud emocional parece ser parte de un paquete. Las personas deben entenderlo en el concepto más alto de los deseos de Dios por la integridad humana y el bienestar evidente en conceptos tales como shalom. Esta integridad tan deseada por Dios encapsula todo lo que pertenece a la vida humana, incluyendo lo espiritual, relacional, físico y emocional. Toda discusión de la salud emocional debe entenderse en el concepto más alto.

¿Pero en qué consiste la salud emocional? Las emociones y la salud emocional representan conceptos multidimensionales, desafían la definición simple, precisa y consistente. Este dilema existe inclusive entre estudiosos profesionales y expertos clínicos cuyas descripciones y definiciones tienden a diferir de alguna manera. Cuando una persona se encuentra con el término salud emocional, con frecuencia involucra un enfoque diferente al que uno esperaría.

Algunos estudios examinan el papel de las emociones mejorando o dañando la salud, o la influencia negativa del estrés sobre la salud emocional. Por el terso número de estudios, muchos estudiosos parecen estar más interesados en las emociones negativas que en las positivas. Sin embargo, esto no significa que una persona tenga que perder interés en estos conceptos. Aunque es difícil de definir, la mayoría de las personas saben que los seres humanos poseen la capacidad de vivir una vida emocional.

La Biblia confirma este aspecto Psicológico. La historia de la caída de Adán y Eva en Génesis 3 contiene referencias muy tempranas de la vergüenza y el miedo. La historia se nos presenta como una confirmación de la vida emocional, aunque el último era algo fuera de lugar. De hecho, el pasaje sugiere emociones como si fueran barómetros de la vida espiritual; las emociones negativas como la vergüenza y el miedo nos sirven como señales tempranas de la condición espiritual de una persona. Sin duda alguna, las emociones generalmente funcionan como mensajeras que hacen conciencia en asuntos en los cuales podemos no estar totalmente conscientes de manera cognitiva.

Pero más allá de este ejemplo, ¿podemos ignorar el lenguaje cargado de emoción del Libro de los Salmos? Los pasajes bíblicos confirman la importancia fundamental de las emociones como parte esencial del tejido de la vida humana creada por Dios. De hecho, muchas personas ven lo sicológico, incluyendo lo emocional, como si funcionara hombro con hombro con lo espiritual

Las emociones no constituyen añadiduras frívolas y extrañas a la vida humana. Más bien, constituyen aspectos fundamentales que contribuyen a llevarse bien con la vida. Una persona funciona mejor cuando es emocionalmente sana.

Impulso

Un marcador se revuelve alrededor del control del impulso. En “La Inteligencia Emocional”, Daniel Goleman une la vida emocional con el impulso. De hecho, él vio el impulso como el vehículo de la emoción; en el centro del impulso, el vio un sentimiento pugnando por expresarse.

Pero actuar en medio de un estado emocional solamente con el impulso puede traer consecuencias devastadoras. Así, desde esta perspectiva, la salud emocional involucra que la persona esté consiente en alguna medida, y que maneje apropiadamente las emociones. Así lo creía Juan Wesley. Él reconocía que si no regulábamos nuestras pasiones y emociones podíamos contribuir a problemas tales como la depresión.

Rango de Emociones

La salud emocional también involucra una cantidad apropiada de emociones positivas y negativas. Algunos pueden sentirse tentados a asociarla solamente con emociones positivas, mientras que se nulifican las negativas, Más bien, la salud emocional involucra la capacidad de experimentar un rango más amplio de emociones según sea lo adecuado para la situación.

Pensemos solamente lo desafortunado que sería si un individuo careciera de la habilidad de experimentar tristeza o dolor al enfrentar una pérdida significativa. ¿Qué si una persona cometiera un acto pecaminoso y careciera de la capacidad de experimentar culpa por su acción? ¿Qué si una persona no tuviera la capacidad verdaderamente de sentir una inmensa alegría al encontrar el compañero o compañera para su vida, contemplar a un hijo recién nacido, o abrazar largamente a un ser querido que hacía mucho tiempo no veía? ¡Qué monótona seria la vida sin duda alguna!

No es de extrañar que la Biblia presente a los humanos experimentando una gama de situaciones en la vida. Desde esta perspectiva, la madurez cristiana no puede incluir la represión de la vida emocional cortando todas las emociones negativas, puede solo involucrar la expansión y la regulación del repertorio emocional de una persona.

Wesley pareció confirmar el último punto, en su segundo discurso sobre el Sermón de la Montaña, hace notar que Dios no deseaba extinguir las pasiones y emociones. Al contrario, Él quería regularlas por la fe y el amor. Al ser reguladas, aun las emociones tales como el odio, la ira y el temor podían ser eficaz y apropiadamente usadas en contra del pecado.

Flexibilidad Emocional

La salud emocional también parece relacionarse con la duración de una emoción. Imaginemos a una persona que siempre se encuentra en un estado de enojo reprimido. Aunque el enojo puede tener un origen legítimo, la prolongación del enojo es una señal de falta de salud emocional. Es posible que esto explique en parte las palabras de Pablo cuando dijo: “No dejen que el sol se ponga estando aún enojados” (Efesios 4:26).

¿Pero qué de aquel individuo que se atora sobre las nubes en un estado de mareo de felicidad? ¿Puede esto ser también señal de una pobre salud emocional, y una represión innecesaria de la misma? Aunque los altos niveles de emociones positivas pueden relacionarse con la salud emocional, quedarse atorados aun en las emociones positivas podría parecer no saludable. El concepto de flexibilidad emocional está estrechamente relacionado. Las personas que responden con flexibilidad a las distintas circunstancias parecen exhibir una mejor salud emocional.

Anthony J. Headley es un presbítero ordenado de la Iglesia Metodista Libre, tiene un título en Psicología y es profesor de consejería en el Seminario Teológico Asbury. Sus cinco libros escritos incluyen el recientemente publicado “Usándola bien: La Perfección Cristiana y la Lista con Propósito de Wesley”, que puedes conseguir en fmchr.ch/ajheadley.[/caption]

Como Responder

Si la salud emocional es parte del designio de Dios, ¿Cómo responde una persona de manera cooperativa? En primer lugar: una persona debe aceptar la vida emocional y la capacidad como regalos de Dios. Segundo: Uno debe ser un mayordomo consciente y proteger dichos regalos de manera responsable. Esta mayordomía principia con las emociones que poseemos. Seguramente has escuchado a alguien decir algo como: “¡Ella me hizo enojar!” En lugar de ser dueños de las emociones, trasladamos la emoción a la otra persona. Otros algunas veces culpan a las emociones presentes de las personas del pasado como una excusa para aferrarse a las emociones en el presente. Las experiencias del pasado juegan un papel, pero aceptar la responsabilidad por el estado emocional presente abre una vereda para la sanidad.

Tercero: La reacción responsable significa educar las emociones. Una persona educa las emociones de una manera positiva o negativa. Actuar siempre de una manera negativa enseña a un individuo a convertirse en una persona iracunda. Pero aprender a controlar la ira puede servirnos a formar una mejor y más amplia respuesta emocional y conductual. Por supuesto, la participación en los medios de gracia también ayuda a la salud emocional.

La lectura de las Escrituras de los Proverbios y otra literatura sapiencial (como Job, los Salmos y Eclesiastés) pueden ayudarnos a mantener el control de los impulsos. Además, por medio de la eficacia del Espíritu, las oraciones y otros medios de gracia pueden favorecer el crecimiento en el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23),
incluyendo el dominio propio que es tan vital para la vida emocional. Además de estos medios prudenciales de la gracia como la consejería y otras ayudas terapéuticas pueden promover el crecimiento emocional saludable. Dios utiliza todos los medios legítimos para hacer que las personas crezcan en gracia y santidad,
inclusive en la vida emocional.

More from ANTHONY J. HEADLEY

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *