Con Nosotros, Siempre

Desde el inicio de la Iglesia Metodista Libre siempre ha habido tensión entre lo rural y lo urbano.

La denominación fue establecida en un huerto no lejos de una estación de tren en el este de Nueva York. Sin embargo, los énfasis convenidos aquel agosto después del medio día fueron escritos en la ciudad, durante el tiempo que B. T. Roberts era pastor en Buffalo, Nueva York.

El nacimiento de la Iglesia Metodista Libre coincidió con una gran migración de gente del campo a las ciudades. Durante este cambio, Roberts y otros de los primeros Metodistas Libres manejaron los dos mundos de una manera eficaz.

John Wesley Redford podía atraer a cientos a una iglesia de la ciudad, y miles a una reunión campestre a no más de 30 KM de distancia. Los convertidos que vinieron a Cristo fuera de las ciudades frecuentemente llegaron a ser los más firmes defensores de los pobres.

Sorprendentemente, los cambios que facilitaron los viajes del campo a la ciudad parecen haber exacerbado las tensiones en lugar de aliviarlas.

Las ciudades y su número de pobres crecieron considerablemente después de la Segunda Guerra Mundial. Al mismo tiempo, muchas iglesias Metodistas Libres dejaron el centro de las ciudades para ir tras de los rebaños que se iban.

Simultáneamente con este éxodo urbano hubo un cambio sutil en los nombramientos pastorales Metodistas Libres. Cada vez menos pastores rotaban a nuevas iglesias cada tres años, y los pastores urbanos tendían a quedarse en iglesias urbanas.

Los pastores de ambos lados, asediados con frecuentes y cambiantes demandas, dieron poco tiempo para considerar las similitudes entre las congregaciones del pueblo y las del campo. En lugar de eso se enfocaron en las diferencias fácilmente evidentes.
Las tensiones se nutren en las tensiones dramáticas, no veo por qué las denominaciones no deben hacer lo mismo.

Diferentes escenarios demandan estrategias diferentes, no estrategias divisivas. Ya sea en áreas rurales o urbanas, los Metodistas Libres han respondido al mismo llamado: “mantener la norma bíblica del cristianismo, y predicar el Evangelio a los pobres.” [RLV]

Written By
More from Kate McGinn

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *