Cómo Perseguir la Persecución

“Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia: porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando os vituperaren y os persiguieren, y dijeren de vosotros todo mal por mi causa, mintiendo.  Gozaos y alegraos; porque vuestra merced es grande en los cielos: que así persiguieron á los profetas que fueron antes de vosotros” (Mateo 5:10-12,RVR1960).

Cuando estás moderadamente bien, eres relativamente educado, más o menos bien parecido, hombre caucásico americano blanco, no enfrentas grandes persecuciones en la vida cotidiana.  De hecho, estaba yo recientemente en Michigan visitando la familia de mi esposa, y experimenté mucha más persecución en solamente tres días por ser fanático de la Universidad del Estado de Ohio que la que he recibido por seguir a Jesús.  En Estados Unidos hoy en día, cuando te presentas como pastor, músico en la iglesia, o lo que sea un “director de alabanza”, aún recibes cierto nivel de respeto. La gente puede asumir que eres raro, y quizás se disculpen por malas palabras que se le salgan frente a ti, pero es raro que automáticamente te quieran causar daño corporal.  A pesar de esta falta de experiencia con la persecución, yo todavía creo que tenemos un importante llamado directamente de Jesús a ser felices en medio de la persecución por causa de la justicia.

Si en algo te pareces a mí, tu primera y única experiencia con la persecución, como a mí, llegó por medio de un libro titulado “Jesus Freak” (Locos por Jesús).  Este libro, co-escrito por el legendario súper grupo hip-hop CCM dc Talk, era un favorito de pastores de jóvenes a través de los Estados Unidos cuando salió al público en 1999. (Cuatro años después del álbum de doble platino del mismo nombre.)  El tomo épico – completo con el borde de las páginas rasgado para que supieras que lo de la persecución era en serio– estaba lleno de historias de cristianos perseguidos por la historia de la iglesia.  Estos breves recuentos de creyentes encarcelados o llevados a la horca por su fe, fueron perfectos para los períodos cortos de atención y los blandos cerebros de los adolescentes.  A los pastores de jóvenes les encantaba leer estas historias con la esperanza de inspirarnos a defender nuestra fe, y nos hacían la pregunta: ”¿Qué estarías dispuesto a soportar por el evangelio?”  No obstante las tácticas que tocaban el límite de intimidación, este mensaje era efectivo y se ha mantenido conmigo.  Frecuentemente me veo preguntándome “¿qué estaría dispuesto a soportar por el evangelio?” o más exactamente “¿Qué estoy dispuesto a buscar para soportarlo por el evangelio?”

Si vamos a estar sentados viviendo justamente y esperando que la persecución nos encuentre, puede que nunca podamos cumplir este deseo de Jesús de darnos ánimo.  Entonces en esta bienaventuranza no debemos ser pasivos.  En vez de eso debemos perseguir la persecución.  Eso no quiere decir que debemos andar haciendo enojar a la gente para provocar el agravio, como hacen muchos y citan las reacciones viscerales que provocan como prueba de completar la obra de Dios.  En vez de ello necesitamos trabajar en apoyo de las personas que ya están sufriendo persecución y debemos ayudarles a llevar sus cargas.

Cuando mi esposa y yo decidimos convertirnos en padres substitutos, lo hicimos porque creemos tener un llamado de Dios para usar nuestra vida relativamente libre de caos para ayudar a cargar el caos de los niños y familias que invitamos a nuestras vidas.  De la misma manera, debemos usar el espacio que la ausencia de  persecución ha creado en nuestras vidas para invitar la persecución de otros en nuestras vidas por bien de ellos, y por causa del reino de Dios.

Una de las maneras en las que mi esposa se destaca en esto es cuando usa sus “poderes de mamá”.  Las mamás tienen la habilidad innata de abogar por cosas y  lograrlas cuando todos los demás llegan a un punto muerto.  ¿Tienes un problema con el pago del cable?  Manda a una mamá.  ¿Necesitas un Plan de Educación Independiente?  Manda a una mamá. Mi esposa usa sus singulares “poderes de mamá” para luchar por los niños que vienen a nuestro hogar de maneras que van más allá de lo usual.  Mi esperanza es que todos podamos reconocer nuestros “poderes de mamá” y los usemos para bien –que podamos levantar nuestras voces como abogados de los perseguidos, no solamente alrededor del mundo, pero también a la vuelta de la esquina en nuestros propios vecindarios.

¿Qué tal si decidiéramos usar la comodidad que hemos construido en nuestras vidas no solamente como un recurso para nosotros, sino como un recurso de poder de regalarlo para el confort de los demás?  ¿Qué tal si tomáramos el consejo de Isaías 58:10 y verdaderamente nos derramáramos por los oprimidos, asegurándonos de que las cosas malas que la gente dice de nosotros resultan ser porque trabajamos muy duro por los demás? Podríamos asegurarnos que el abuso y la persecución que encontramos resultarían en la luz de Dios brillando en nuestras comunidades, y encontraríamos nuestros tesoros solamente en el cielo (Mateo 6:20) mientras somos bendecidos en medio de la persecución.

Ephram Wilkoff es el director de alabanza y candidato ministerial en la Iglesia Metodista Libre Edgewood, en Rochester, Nueva York.  Él y su esposa Kay, son padres substitutos de muchos, y padres para siempre de Mya y Glenn. Él es un apasionado por las iglesias multi-generacionales y los equipos de deportes de Cleveland. Síguelo en Twitter @wilkoffe.

 

 

 

 

Written By
More from Ephram Wilkoff

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *