Comida de Aerolínea

In 1859 Rev. Loren Stiles, the pastor of the Methodist Episcopal Church in Albion, was expelled from the Methodist Episcopal Church. A supporter of B.T. Roberts, Stiles bought the land across from the Methodist Church and founded the Albion "Congregational Free Methodist Church" in 1859. The current Albion Free Methodist Church was dedicated May 18, 1860.

Siempre he pensado que poner la palabra “Libre” enseguida de “Metodista” es extraño. Lo que quiero decir es que ¿no se está incurriendo en un oxímoron (una contradicción) al decir “Metodista Libre”? ¿Cómo puedes ser metódico y al mismo tiempo modificarte

con un adjetivo que no es esencialmente metódico? Esto siempre me ha hecho pensar en otros pares extraños de palabras, como “guerra civil” y “comida de aerolínea”.

Pero la palabra “Metodista” no quiere decir “metódico”. Va mucho más allá que eso. Incluso va más allá de “intenso” e “intencional”. La imagen mental (otra contradicción) que tengo es la de un Juan Wesley (el primer Metodista libre) de 5 pies y 3 pulgadas (1.60 mts., aprox.), cabalgando con valentía hacia pueblos Ingleses, sabiendo que había un grupo de borrachos esperándolo para golpearlo. Ese es el corazón de un metodista: hacerles frente a esos  grupos violentos y contarles que Jesús los ama.

También pienso en el Wesley de 1771, parado en el Bristol New Room (la iglesia de Wesley) haciendo un llamado a los misioneros a ir a América, siendo escuchado por el joven Francis Asbury, quien salió de Inglaterra para no volver jamás, nutriendo el Metodismo a través de las colonias americanas.

Asbury era un obispo pero no tenía oficina. No tenía un equipo de trabajo. Ni siquiera tenía un hogar. Él sólo tenía ese deseo feroz, el corazón de un metodista, para decirles a todos que Jesús los ama.

Los Metodistas Libres tienen ese corazón Metodista, no corazones apagados que se basan en metódicos rituales. Y entonces, para que quede claro quiénes somos, prologamos nuestro nombre con un “Libre.” Nuestros corazones están en llamas, y ¡somos Libres!

Pero, ¡un momento! ¿Es verdad esto? ¿La libertad tiene qué ver con nosotros? ¿Qué no es eso lo que “libre”? ¿Que somos libres? ¿Así como somos libres en el Espíritu para alabar como lo deseemos? ¿O es que somos Metodistas de los que creen que las Buenas Nuevas son gratuitas para todos y la compartimos libremente? ¿O es que hemos sido liberados de las cadenas del pecado y de los hábitos que nos encadenaban al ciclo perpetuo del pecado y el perdón? ¿O es que este movimiento es libre de la política y de la mano dura eclesiástica?   ¿O es que la esclavitud, en cualquiera de sus formas, no tiene nada qué ver con nosotros, y que cada persona debe ser libre?

Si, la respuesta es “Sí” a todo eso. La palabra “Libre” significa: “libre de”, “libre para”, “libre por”, “libre de”, “libre sin”, “libre entre”.

¿Te parece que un movimiento como este es demasiado bueno para ser verdad? Así es, en efecto. Todos sabemos que no siempre somos tan buenos. Pero eso es lo que aspiramos a ser… Metodistas Libres. El hecho de que a veces somos menos de lo que aspiramos ser no significa que vamos a dejar de hacerlo, y el hecho de que hemos inmortalizado nuestra aspiración en nuestro nombre nos ayuda a mantener el rumbo.

Así como a muchos adolescentes, mis padres a veces me amonestaban antes de salir de casa: “recuerda que eres un Roller”. El trasfondo era “vive a la altura de la familia”. ¡Recuerda que eres un Metodista Libre!

Los Metodistas Libres tienen un nombre peculiar y es apropiado porque somos diferentes. No somos como la iglesia de la esquina o como el predicador de la televisión. ¡Claro que compartimos las creencias fundamentales de todos los seguidores de Cristo!, y celebramos las otras corrientes del cristianismo. Pero sin menoscabo de cualquier otra tradición, nos gusta mucho la clase de personas tan peculiares que somos… un pueblo libre, liberado y liberando. Somos un pueblo valiente, con una sola mente, apasionada de la obra profunda y amplia de la gracia de Dios en nuestras vidas y disponible para todo el mundo, en todas partes.

Obispo David Roller sirvió 17 años como misionero de la Iglesia Metodista Libre en México y después por 10 años como director de las misiones mundiales de la Iglesia Metodista Libre en América Latina. Fue elegido obispo por primera vez en 2007.

 

Written By
More from David Roller

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *