Colonia, Universidades e Iglesias

Cuando yo era un niño en la década de 1980, recuerdo que mis hermanos mayores pidieron a mis padres que les compraran pantalones vaqueros de la marca Jordache. Mis padres respondieron que Jordache no encajaba en el presupuesto familiar, y ellos siguieron comprándonos pantalones Toughskins a pesar de las protestas de mis hermanos. Además de ser más accesible, la marca Toughskins prometía durabilidad, lo cual es importante, especialmente si vas a comprar pantalones vaqueros para tres chicos.

La marca Jordache no parece tener ahora el mismo caché como una vez lo tuvo, hace poco tiempo compré una botella de agua de colonia marca Jordache en la tienda llamada  99 Centavos. Lo mismo puede decirse de una de mis marcas favoritas de los años 80, Ocean Pacífic, que ahora se consigue exclusivamente en Wal-Mart.

Abercrombie & Fitch era conocida como la “tienda de artículos deportivos más grande en el mundo” durante gran parte del siglo pasado. A partir de la década de 1990, Abercrombie & Fitch se convirtió en una popular tienda de centro comercial conocida por la venta de ropa para adolescentes y adultos jóvenes por medio de anuncios polémicos que es presentada por modelos con muy poca, o ninguna ropa. La compañía ha experimentado una  reacción negativa, sin embargo, y la revista Fortune la llamó “la compañía más odiada de los EEUU”,  a principios de este año (fmchr.ch/afbrand).

Del mismo modo que Abercrombie & Fitch, muchos colegios y universidades reflejan misiones muy diferentes de las que habían ambicionado sus fundadores. Por ejemplo, la Universidad de Harvard, cuyos fundadores se comprometieron a ayudar a los estudiantes ” a ser claramente instruidos y saber también que el fin principal de su vida y estudios es conocer a Dios y a Jesucristo” (fmchr.ch/qharvard). Un estudiante de la Universidad de Yale, alguna vez estuvo obligado a “considerar como la principal finalidad de su estudio la de conocer a Dios en Jesucristo” (fmchr.ch/fmcyale). Las marcas de Harvard y Yale siguen siendo de prestigio, pero  sus razones originales de existir se han perdido.

Afortunadamente no se puede decir lo mismo de los colegios y universidades que aparecen en la guía anual de educación superior de Luz y Vida – una sección de publicidad especial en esta edición. Estos colegios y universidades son parte de la Asociación de Instituciones Educativas Metodistas Libres, y ellos siguen reflejando el compromiso con la educación cristiana que B.T. Roberts, fundador de la denominación,  demostró cuando fundó el Seminario Chili (Hoy Colegio Roberts Wesleyan  y el Seminario del Noreste). Este mes voy a volver a una de las universidades de la Asociación para mi 20ma. reunión, y mi vida es mejor cada día a causa de los conocimientos adquiridos, las relaciones formadas y mi fe profundizada a través de los cuatro años que pasé allí.

También soy mejor gracias a mis interacciones con otras instituciones, congregaciones y personas vinculadas a la marca Metodista Libre. Es posible que no todos tengan las palabras “Metodista Libre” en sus nombres, pero sus valores han sido marcados por la misión de la iglesia de “amar a Dios, amar a la gente y hacer discípulos”.

De hecho, la marca de esta revista ha cambiado varias veces a lo largo de los años. Comenzó llamándose The Free Methodist, y  ha sido conocida como Light & Life Magazine, LLM, y Luz y Vida desde entonces.  Hemos hecho ajustes a la marca, pero no hemos perdido el objetivo de B.T. Roberts, que también dio un giro como editor de esta publicación, “hacer de nuestra revista una visitante favorita y bienvenida”.

Written By
More from Jeff Finley

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *