Boutique Gratuita Bendice a la Gente

 

Boutique Gratuita Bendice a la Gente

Y la Conecta con la Iglesia

 

Una congregación Metodista Libre en Luisiana casi se ha cuadruplicado de tamaño después de establecer el año pasado la Boutique de Bendición para mostrar el amor al prójimo y ayudar a satisfacer sus necesidades materiales.

La Capilla de Martha es una iglesia rural cerca de Deville, Luisiana (1007 habitantes). Aparte de su pequeño número de habitantes del cual atraer a la gente, la localización de la iglesia constituye un desafío para el crecimiento.

“La iglesia se encuentra en un lugar medio escondido, en el campo, donde no mucha gente  pasa  por el frente de ella” dijo la Pastora Gladys Miller. “Nuestro desafío es conseguir que la gente venga a la iglesia, porque nadie va a pasar por aquí, y dirá: ´Oh, mira, aquí hay una iglesia Metodista, Creo que entraré´”.

Antes de llegar a la Capilla de Martha hace un año y medio, Miller era una pastora jubilada de la Iglesia Metodista Unida, que predicaba casi todos los domingos para diferentes pastores que estaban ausentes de su púlpito, pero ella no pastoreaba ninguna congregación. Luego le pidieron que llenara la vacante del púlpito en la Capilla de Martha—a una hora de camino de su casa—por un par de domingos. Pronto escuchó del entonces Superintendente, Darrel Riley, decirle: “A las personas de la Capilla de Martha les gusta cómo predicas, y quieren que tú seas su pastora”.

Cuando Miller se convirtió en la pastora de la Capilla de Martha, la iglesia tenía nueve personas de asistencia. Ahora, en un servicio típico, hay una asistencia promedio de “entre más de 30, y más de 40 personas”, dijo Miller, y en un reciente servicio de bienvenida hubo 82 personas. La congregación ha dejado de hablar sobre la posibilidad de cerrar sus puertas, para comenzar a hablar sobre la manera de manejar su rápido crecimiento.

“Yo me emociono un poco cuando pienso sobre cómo Dios se está moviendo. La gente está viniendo, y eso es lo que queremos”, dijo Miller: “No son sólo los números en la iglesia. Es el número de almas que podemos ganar para el Señor”.

Una de las razones del crecimiento es la Boutique de Bendiciones, que se realiza una vez al mes—generalmente el segundo sábado del mes.

Miller conoció el concepto en la Iglesia Sunrise (Amanecer), una iglesia independiente cerca de su casa. Con la Bendición de Sunrise, ella presentó la idea de una Boutique de Bendición en la Capilla de Martha a su receptiva congregación que comenzó a celebrar la Boutique de Bendición en marzo pasado. Miller imprimió un estandarte que decía: “Compras gratis en la Boutique de Bendición de la Capilla de Martha”, la noticia comenzó a esparcirse por el área circundante.

 

“Cuando comenzamos, yo no tenía idea de que florecería tanto como lo ha hecho”, dijo Miller: “Yo estaba asombrada por la cantidad de donaciones que tuvimos—esas personas estaban trayendo artículos de calidad”.

La Capilla de Martha comenzó la boutique en un pequeño edificio desmontable, pero pronto se expandió a una parte de la casa pastoral de la iglesia.

La Boutique de bendición ha hecho que la iglesia escondida ahora sea bien conocida en la región. “Yo estaba muy asombrada con la cantidad de donaciones que llegaron—esas personas estaban trayendo artículos de calidad”

La Capilla de Martha comenzó la boutique en un pequeño edificio desmontable, pero pronto se extendió a una parte de la casa pastoral de la iglesia.

Debido a la existencia de la Boutique de Bendición, la iglesia escondida ha llegado a ser ampliamente conocida en el área.

“Ya iniciamos con esto, y ahora la gente viene de todas direcciones para ver la iglesia”, dijo Miller.

Después de visitar la boutique, algunas personas se van interesadas en lo que la iglesia puede ofrecerles espiritualmente.

“Lenta pero consistentemente, estas personas están comenzando a asistir a la iglesia”, dice Miller: “Vamos a recibir cuatro nuevos miembros que sólo venían por la Boutique de Bendición”.

La Capilla de Martha no tenía a niños asistiendo, pero la boutique ha contribuido a que eso se termine.

“Es el mejor esfuerzo que jamás he hecho para atraer gente a la iglesia”, dijo Miller. “No tenemos que rogarles a que asistan ni nada parecido”.

Miller dijo que ella tiene 73 años, “pero soy una joven de 73 años”, y los problemas de salud no han detenido su ministerio: “Tengo el [síndrome de] Parkinson, pero el Señor me ha bendecido. Tomo medicamentos que lo controlan la mayor parte del tiempo”.

Algunos de los clientes de la boutique le preguntan a Miller si ella es Martha, por el nombre de la iglesia, que fue inspirado por una miembro fundadora cuyo nombre era Martha. Ella les dice: “No, yo no soy la Martha original, mi nombre es Gladys”.

Orando y Colaborando

Puede ser que la primera atracción de la gente haya sido por los productos gratuitos de la Boutique de Bendición, pero la boutique también atrae a personas que vienen en busca de oración.

“Las personas vienen, y nosotros oramos con ellos”, dijo Miller: “Yo solo voy y vengo todo el día y converso con estas personas que han venido a comprar, y luego ellos comienzan a colaborar conmigo”.

A menudo los compradores comparten que ellos no asisten a la iglesia, pero reconocen que es algo que deberían hacer. Además de orar con Miller en la boutique, las personas ahora llaman a la iglesia con sus peticiones de oración. Algunos de los compradores ahora dicen que la Capilla de Martha es su iglesia, aunque no asistan regularmente, y eso está animando a sus amigos a visitar los servicios de la iglesia.

“Simplemente se está esparciendo, y, por supuesto, eso es lo que nosotros queremos hacer. Queremos hacer crecer el reino del Señor”, dice Miller: “No soy más que una mujer. Predico un mensaje sencillo, pero Dios lo está utilizando”.

La Boutique de Bendición lleva a las personas a Cristo, pero también está relacionando la Capilla de Martha con otros cristianos del área.

“Estamos recibiendo personas de otras iglesias que vienen para ayudarnos”, dijo Miller.

Variedad y Valor

“Los compradores de la boutique aprecian la variedad de artículos disponibles, y algunos expresan su sorpresa cuando se dan cuenta que los artículos están disponibles sin costo alguno.

Tenemos de todo, hay calzado, tenemos ropa, tenemos juguetes, y tenemos artículos de baño—sábanas, lo que necesites, lo tenemos”, dijo Miller. “Cuando las personas vienen, comienzan a escoger, y dicen: “¿Cuánto cuesta esto?” Nosotros les decimos: “Es gratis”. De gracia recibimos, de gracia damos. Eso deja a la gente sin habla”.

Miller dijo que algunas personas ofrecen donativos financieros después de recibir los artículos de la boutique, y los miembros de la Capilla de Martha utilizan las donaciones para comprar artículos de baño, como cepillos, pastas dentales y desodorantes que luego son añadidos a la boutique.

“Cada vez que la hemos celebrado, la asistencia ha aumentado en número, y la última vez  tuvimos más de 100 personas de asistencia”, dijo Miller.

La voluntaria de la boutique, Katy Price, dijo que ese número es un gran logro para la Capilla de Martha, a la que ha estado asistiendo por 48 años.

“Vivimos en un área rural muy aislada”, dijo Price: “Cien personas puede no parecer un número grande para los viven en el pueblo y que todo el tiempo pasan por nuestra iglesia, pero para que las personas vengan a nuestra iglesia, hay tres o cuatro millas, (4.4 a 6.4 km.) hasta la tienda más cercana”

Esa iglesia aislada es ahora un destino importante para las personas que buscan ayuda, así como personas que desean donar artículos.

“Se ha expandido casi hasta quedar sin espacio suficiente. Es increíble”, dijo Price.

Calidad Asegurada

Aunque la boutique se celebra una vez al mes”, dijo Miller: “los voluntarios trabajan todo el mes para separar las donaciones que son dejadas en las aceras del edificio de la iglesia o de la casa pastoral.

“Sin embargo, no es un trabajo fácil”, dijo Miller: “La gente trae gran cantidad de cosas, y tenemos que revisar todo, y separar la hierba mala”.

Price asintió: “No es fácil”, dijo: “Es un proceso permanente. Alguien tiene que revisar las bolsas, cajas y demás carga”.

La fiel voluntaria dijo que los miembros de la Capilla de Martha quieren asegurarse de que los artículos de la boutique sean de buena condición, y ella y los demás voluntarios revisan “montañas de ropa” para desechar lo que no se puede usar.

“Revisamos todo y tratamos de separar las cosas que no sirven. No queremos poner nada que no esté limpio”, dijo Price: “No importa lo necesitado que estés, siempre querrás piezas atractivas”.

Aunque algunos de los artículos donados nos llegan muy sucios o gastados que no se pueden ofrecer, otros artículos se ven en perfectas condiciones.

“Hemos recibido muchos artículos que son nuevos, de fábrica, y aún traen pegadas las etiquetas”, dijo Miller: “Recibimos en donación una camisa para hombre que valía $150 dólares, Y todavía traía pegada la etiqueta de la tienda. Recibimos en donación algunas chaquetas cuyo valor era de $400 y $500 cada una.

Una de las tiendas locales de ropa recibió instrucciones de sus oficinas centrales de desechar artículos que no se venden, pero la tienda los aparta y les avisa a nuestros voluntarios para su conocimiento.

“Cuando las personas llegan, ya saben que van a recibir artículos de calidad, y nosotros sabemos que Dios está en medio por la gran cantidad de donaciones que tenemos”, dijo Miller: “Es asombroso. La gente dice: ´Estas cosas son nuevas´”.

La boutique de diciembre en especial, atrajo personas que buscaban ropa de invierno en plena temporada de bajas temperaturas.

Vimos cómo se resolvían verdaderas necesidades”, dijo Price: “Hubo personas que realmente necesitaban ropas gruesas, y nos dio mucho gusto que pudimos tener esas cosas para que pudieran disponer de ellas.

Las Noticias se Esparcen

Las noticias de la boutique se están esparciendo a mucha distancia de Deville.

“Gracias a que nuestra iglesia lo publica en la Internet, hemos tenido iglesias tan distantes como desde Arkansas que nos han llamado y nos hablan sobre ello”, dijo Miller: “Ahora las boutiques se están replicando también en otras regiones”.

El concepto de la Boutique de Bendición se ha esparcido hasta la plantación de la iglesia Metodista Libre NOLA en la región de New Orleans, y Miller espera que se abran boutiques gratuitas en otros lugares.

Al bendecir a otros, los miembros de la Capilla de Martha, se están dando cuenta que su congregación también recibe bendición.

“No puedes saber en dónde estás plantando la semilla”, dijo Price, quien expresó su esperanza de que “en el futuro vendrán otras personas que se unirán a nosotros, y pasarán a formar parte de la familia de la iglesia”.

 

Jeff Finley es el editor ejecutivo de esta revista. También sirve como delegado de la Iglesia Metodista Libre Juan Wesley en Indianápolis. Se unió a LUZ Y VIDA  en 2011 después de una docena de años como reportero y editor de Sun Times Media.

 

Fotos cortesía de la Pastora Gladys Miller y de Julie Paul Bolin

Written By
More from Jeff Finley

La Influencia Divina de Dios

Nuestra visión es “llevar integridad al mundo a través de comunidades bíblicas...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *