¿Atrapado por las “Santifonías”?

Asisto a la iglesia desde que era un feto, y dirijo una iglesia desde hace 15 años. Soy hijo de pastor, seminarista, profesor, y un asesor ejecutivo para pastores de iglesias grandes. Soy un estudiante de congregaciones, y con frecuencia pienso — ¿qué — exactamente —esperan las personas para salir de la experiencia de su iglesia?

A decir verdad… no mucho.

Asistimos a la iglesia con la esperanza de que recibiremos alguna percepción sobre seguir fielmente a Jesús. Confiamos que el entorno nos conformará a la manera de Cristo, que nuestros hijos se beneficien de los programas específicos para su edad, y que la fe sea algo normal en nuestros hogares. Pero esperamos mayormente una pequeña pepita del sermón y un poco de refuerzo de la adoración.

No estoy tratando de satirizar ni menospreciar — solamente quiero aprender, y he aprendido que nuestras esperanzas del domingo en nuestra iglesia son más bien pedestres.

Así que comencé a pensar si hay algunas maneras adicionales por las que podamos hacer que nuestra gente consiga su “pequeño refuerzo” fuera de un servicio dominical tradicional. Pensé que podemos diseñar algo que tenga significado, conciso y útil en una amplia variedad de locaciones como el gimnasio, el cuarto de descanso, o en el auto mientras vamos al trabajo. Esto me hizo experimentar a mí y a mis amigos con los “servicios de seis minutos en la iglesia” que incluyen la liturgia, la lectura bíblica, testimonios, predicación y adoración con duración de lo que dura una canción en archivos de audio disponibles en iTunes y Spotify.

Crear esta “Santifonía” (“muchos sonidos santos”) requería que yo aprendiera una nueva manera de predicar. Después de todo, yo no podría introducir una homilía de 30 minutos en una quinta parte del tiempo usual solamente por hablar cinco veces más rápido. Yo necesitaba un nuevo método de predicación, algo tan interesante como una comedia y tan rico en contenido como un poema.

Después de alguna consideración, comencé a experimentar con “palabras habladas”, un estilo no musical de rima similar — pero no idéntica — rapear. Para un canadiense de 40 años, eso era un problema, pero aprendí una tremenda cantidad de mi incursión en la lingüística urbana.

Aqui tenemos una muestra de la pieza “Masterpieces”, de Westwinds, del álbum “Holyphonics: a Loud Liturgy for an Unruly Audience” (Santifonías: una Sonora Liturgia para una Audiencia Incontrolable).

El Hijo del Hombre tiene ojos como fuego flameante. Dos carbones, al rojo vivo, purificadores. Tu pecado está siendo consumido, cada vez que eres zarandeado, ¡y es mejor que lo aprendas!”

Un gran bosque se enciende con un pequeño fuego. Las pequeñas mentiras y desventuras tornan las fogatas en incendios. Pero Dios es el verdadero fuego.

Tú y yo, somos ofrendas encendidas, reposamos en la roca alterando, esperando que la zarza se queme, pero es vacilante y no será consumida

¿Tú sí?

¿No es esa la razón por qué tenemos temor del camino, la vida y la verdad?

Porque toda nuestra chatarra es leña, cada palabra de odio que pronunciamos, cada idea que engendramos y cada canción que cantamos — es basura. No lo queremos. Sólo polvo y cenizas, cosas de las que una vez alardeamos.

Que se queme; no te preocupes. Es como las frondas del Domingo de Ramos que vienen en la urna del Miércoles de Ceniza.

¿Qué tan bien cayeron estas Santifonías? Bueno, como tú estás leyendo sobre ellas en una revista, es justo decir que ellas no han tomado exactamente el mundo musical como una tormenta. Sin embargo, a menudo recibo mensajes gratificantes de personas que han descubierto las pistas y han recibido gran esperanza. De cuando en cuando recibo una agradable y pequeña sorpresa. Como la llamada telefónica que recibí la semana pasada informándome de una estación musical de radio en Filadelfia que tocó una Santifonía entre Keith Urban y Lady Antebellum.

Otro experimento con la palabra hablada fue nuestra liturgia del Día de Todos Santos que dependía de los Salmos de Subida (Salmos 120-135). Estos son salmos sobre salir de un lugar y llegar a un nuevo lugar, específicamente el Templo de Jerusalén. Figurativamente, podríamos considerar estos salmos “salmos de conversión” que nos ayudan a visualizar nuestra jornada de la vida antigua a nuestra nueva vida en Cristo. Para la liturgia, tomamos fragmentos de los Salmos y los reformamos a un patrón y rima consistentes. Trabajando con siete diferentes traducciones inglesas  del texto (y dependiendo en gran manera en las palabras de la Versión Amplificada expansiva), añadimos rimas internas y las alternamos entre la Escritura y el comentario, de aquí para allá y de allá para acá, like a new American midrash.

¿Por qué hice todo esto? En parte para sacar más provecho como pastor, para volverme a familiarizar con el ritmo y la cadencia del idioma de modo que pudiera salir de algunas de las rutas que había desarrollado a través de los años; también quería conectarme con un segmento diferente de nuestra cultura, aprendiendo de nuevas voces y buscando nueva inspiración para el ministerio. Mientras más investigaba el género, más me enamoraba con la Escritura de nuevo. Descubrí nueva resonancia en la literatura de la sabiduría y los discursos proféticos del Antiguo Testamento—tanto en su mérito literario y en el peso de las líneas del tiempo eternas en sus temas.

Si te interesas en estos experimentos, puedes encontrar “Holyphonics: a Loud Liturgy for an Unruly Audience” lo mismo en iTunes como en Spotify. Steven Furtick, afamado pastor de la Iglesia Elevación, Carolina del Norte, ha creado algo similar. Revisa la mejor pista de Furtick: “I Can Handle It” (Me las puedo Arreglar). Igualmente, nuestra liturgia del Día de Todos Santos pronto será publicada en Facebook como una serie de cinco videos investigativos de una personalidad de la radio local.

Mi oración es que consigas más que una “pequeña pepita” de estos experimentos. Quiero que te sientas provocado, cambiado e inspirado.

Creo que Dios lo quiere también.

David McDonald es el editor de los periódicos FreeMo, y fundador de Fossores Chapter House.

 

 

 

 

 

Written By
More from David McDonald

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *