100 Por Ciento Prioridades Puras

“Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios” (Mateo 5:8) NVI.

“Dios bendice a los que tienen corazón puro, porque ellos verán a Dios” (Mateo 5:8, NTV).

¿Puro? ¿Qué es eso?

La mayoría de las cosas que reconocemos como puras son raras y casi imposibles de encontrar. Generalmente, entendemos 100 por ciento como aquello que es real, auténtico y puro. En nuestra comida, leemos la etiqueta que dice 100 por ciento, pero usualmente hay un aditivo para ayudar a preservar el producto. Reconocemos términos como “completamente natural”, “sin preservativos”, “libre de GMS (Glutanato Monosódico)”, “sin colorantes y saborizantes artificiales”, “libre de azúcar”, “libre de sodio”, y “libre de gluten.” En nuestras telas, es raro ver 100 por ciento algodón, lino o lana porque está usualmente mezclado con spandex, poliéster o alguna otra combinación para hacer que la tela se sienta más suave o sea más fácil de planchar. Así ¿cómo podemos explicar en nuestra cultura lo que realmente significa puro de corazón? cómo lo probamos y ¿cómo podemos preservarlo hasta que podamos ver a Dios?

Me parece que el Salmo 24:4 nos da una buena base para contestar estas preguntas: “Solo el de manos limpias y corazón puro, el que no adora ídolos vanos ni jura por dioses falsos”.

Entonces podemos concluir que un corazón puro significa no permitir que nada tenga mayor prioridad que Dios. Cuando decidimos ser intencionales acerca de dejar ir cualquier cosa que tenga una prioridad más alta que nuestra relación con Dios, nos aliviamos de preocupación, frustración y decepción, y agregamos libertad, paz, refrigerio y gozo a nuestras vidas.

Para probar el estatus de pureza de nuestro corazón, es posible que deseemos examinar cosas en nuestras vidas las cuales podrían ser ídolos para nosotros. Considera cuanta libertad, paz, refrigerio y gozo podemos experimentar y compárala con la cantidad de tiempo que pasamos preocupándonos, estando frustrados y decepcionados. Creo que a muchos de nosotros nos resulta difícil dejar ir nuestros “ídolos” incluso cuando dejarlos ir está en nuestro mejor interés. Hay un gran mercado para las personas que tienen problemas para dejar ir algo. (Incluso, por esta misma razón, hay un popular sitio comercial de internet llamado letgo.com.) Muchos de nosotros nos aferramos a cosas por tanto tiempo o las mantenemos porque tenemos recuerdos enganchados a estos artículos. Estas cosas pueden además tener valor sentimental. Incluso si dejar ir es demasiado intimidante, podemos preguntarnos si estas cosas son ídolos potenciales. ¿Son los apegos a la comida, al dinero, estatus, autos o relaciones insanas, posibilidades a considerar? Con frecuencia olvidamos que dejar ir a sospechosos de ser ídolos realmente nos trae paz y libertad. Dejar ir y dejar que Dios purifique nuestro corazón y mente nos pondrá en una posición de ver a Dios trabajar en situaciones cotidianas así como también después de que nuestro espíritu deje nuestro cuerpo físico.

A lo largo de los años he aprendido que el agua se purifica por medio del proceso de ebullición. Es un proceso intenso, delicado y que consume tiempo, pero produce resultados rigurosos. Dios es el Único que puede hervir las impurezas de un pasado obscuro o de errores previos y hervir las impurezas de nuestros pecados. Cuando confiamos en Dios para que hierva todo, Dios puede purificar las impurezas de nuestros corazones y mentes y preparar nuestros corazones y mentes para la verdadera adoración. Cuando somos intencionales y honestos acerca de la adoración entonces podemos ser libres para responder a la presencia de Dios.

A diferencia de la comida, agua o ropa, la pureza no es algo que se puede comprar o vender. No puede ser transmitido o incluso deseado. Tiene sólo un ingrediente, el cual puede ser consumado por un deseo— el deseo de habitar en la casa del Señor todos los días de nuestras vidas(Salmo 27:4).

Significa vivir libre de preocupación, libre de culpa y libre de vergüenza. Se prueba al ser 100 por ciento fiel, 100 por ciento dedicado, 100 por ciento devoto. Lo preservamos en fe con la realidad que no hay otro Libertador, ningún otro Hacedor de Caminos, ningún otro Hacedor de Milagros, ningún otro Padre Eterno, ningún otro Salvador, ningún otro Príncipe de Paz, ningún otro Amigo como el humilde Jesús (fmchr.ch/lowlyhymn).

Mi oración es que el Señor pueda crear en nosotros un corazón limpio, renueve un espíritu recto dentro de nosotros, y restaure el gozo de nuestra salvación (Salmo 51:10-12). Además, oro que Él pueda revelar la verdad acerca de nosotros, nos dé valor para dejar ir los ídolos en potencia, enseñarnos a probar el estatus de pureza de nuestros corazones, nos muestre nuestros errores y nos ayude a hacer lo correcto. Tomemos realmente lo recto con corazones debidamente guardados, así podemos ser más intencionales y honestos en nuestra adoración, y al hacerlo, veremos a Dios.

Lisa M. Fiddermon es pastora principal en la Iglesia Metodista Libre Bethel en Fort Washington, Maryland, y anfitriona de “Lunch With the Word, (Comida con la Palabra)” en Facebook Live (fb.com/RevDrLisa). Obtuvo sus títulos de Doctorado de Ministerio y Maestría de Divinidad en el Seminario Teológico Wesley.

More from Lisa M. Fiddermon

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *